Recomendaciones para proteger los oídos

Consejos para evitar lesiones

La escucha con auriculares o cascos telefónicos a un volumen alto puede causar la pérdida del oído con carácter permanente. Cuanto más alto sea el volumen de escucha, mayor será la celeridad con la que puede producirse el daño.

No olvide que las apariencias sonoras pueden ser engañosas. Con el paso del tiempo, el nivel de comodidad auditiva se adapta a volúmenes de sonido más altos. Como resultado de esto, lo que parece normal y agradable puede resultar perjudicial para el oído. Prevenga esta situación: configure el equipo a un nivel adecuado antes de que se adapte el oído.

Para asegurar el uso de un volumen adecuado:

  1. Inicie su equipo con el control de volumen al mínimo.
  2. Incremente el volumen paulatinamente, hasta que escuche el sonido claramente y sin distorsión.
  3. Evite niveles de volumen que le impidan seguir una conversación o ruidos similares a su alrededor.

Mantenga el nivel de volumen establecido. Si nota un zumbido o una sensación incómoda en el oído, o si percibe el sonido debilitado, reduzca el volumen o interrumpa la escucha y consulte con su médico.

Para proteger el oído, los especialistas aconsejan:

  • Limitar el tiempo que se escucha música a volumen alto mediante auriculares o cascos telefónicos.
  • No subir el volumen para amortiguar ruidos de fondo.
  • Bajar el volumen si no se pueden oír conversaciones cercanas.