Análisis de ciclo de vida (LCA) - Metodología de impacto de carbono

Pangea temporary hotfixes here

Entre todos podemos hacer que las cosas sean diferentes

Utilizamos una metodología robusta que nos permite medir y analizar las fases del ciclo de vida de nuestros productos y evaluar el impacto de las emisiones de carbono de cada fase, desde la obtención de las materias primas hasta el final de la vida útil de los productos.

El análisis de ciclo de vida (LCA) nos ayuda a medir y mejorar continuamente el impacto de nuestras emisiones de carbono, pero eso no es todo. Al indicar la huella de carbono en las etiquetas de los productos, también ayudamos a los consumidores a tomar decisiones para reducir su huella personal eligiendo productos con menor impacto.

Cuando el etiquetado de carbono se convierte en algo habitual y parte de la vida cotidiana, como las calorías en las etiquetas de información nutricional, se esclarece el impacto climático de las decisiones de compra. Por eso vamos a poner nuestra metodología a disposición de otras empresas interesadas.

Descripción general de la metodología

El análisis LCA es el eje de nuestro enfoque integral. Hemos desarrollado una metodología compuesta de varios pasos verificada por terceros.

¿Lo sabías?

Nuestra metodología está certificada por terceros y cumple las normas internacionales de buenas prácticas ISO 14047 e ISO 14026.

Icono de etiquetado de carbono

Fase 1

Abastecimiento y fabricación

Icono de ciclo de vida del producto

Fase 2

Transporte y almacenamiento

Icono de huella de carbono

Fase 3

Uso

Icono de claridad sobre el carbono

Fase 4

Fin de vida

Las cuatro fases clave del análisis LCA son las de abastecimiento y fabricación, transporte y almacenamiento, uso y fin de vida útil. Cada una de estas fases tiene su propio conjunto de áreas de enfoque y sus propios retos determinantes de la huella de carbono total de un producto.

2 flechas en un rectángulo representando el abastecimiento y la fabricación

Fase 1

En esta fase hay tres áreas de enfoque principales: 1 Materias Primas; 2 Producción; 3 Ensamblaje. Vamos a verlas más detalladamente...

OBTENCIÓN Y FABRICACIÓN

En esta fase, medimos el impacto de la extracción de las materias primas y la fabricación. Se tiene en cuenta todo: desde la fabricación de los componentes, hasta el ensamblaje. Trabajamos con los proveedores para recopilar información sobre el proceso de fabricación y crear una visión clara del impacto durante esta fase.

Icono con dos flechas de transporte y almacenamiento de productos

Fase 2

Esta fase cubre todos los pasos necesarios para que un producto llegue de la fábrica al usuario.

TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO

Cuando el producto final se ha probado y empaquetado y está listo para usar, tenemos que hacerlo legar al consumidor. Y medimos ese proceso de principio a fin.

2 flechas en un círculo

Fase 3

Nuestros escenarios hipotéticos nos ayudan a predecir el consumo en esta fase, pero el impacto resultante depende del usuario.

USO

Nuestros productos consumen energía al usarse. Dado que no podemos evaluar exactamente cómo usan nuestros productos los clientes, medimos el consumo de electricidad de acuerdo con supuestos de uso específicos que desarrollamos en función de los comentarios de los consumidores. Incluimos estimaciones del mejor y del peor de los supuestos durante la vida útil de un producto, y la demanda de energía de los sistemas host (por ejemplo, un ordenador) que utilizan nuestros productos. Tenemos en cuenta los impactos de carbono adicionales asociados con las pilas o baterías utilizadas durante la vida útil del producto.

2 flechas apuntando una a la otra

Fase 4

Esta fase abarca el final de la vida útil de un producto, incluida la recuperación y el reciclaje de productos siempre que sea posible.

Fin de vida

Hay muchos factores a tener en cuenta en la fase de fin de la vida útil. Empezamos evaluando el transporte utilizado para recoger productos, embalajes, pilas y baterías al final de su vida útil y llevar esos artículos a ubicaciones de tratamiento de residuos.

Luego analizamos cómo se manipula cada uno de esos artículos, midiendo el impacto del tratamiento del embalaje, los productos y sus accesorios, y qué sucede con las pilas/baterías y su eliminación. También evaluamos la fase de preparación (p. ej. clasificación) en la que los artículos se acondicionan antes de incinerarlos, llevarse al vertedero o utilizarse para iniciativas como la recuperación de energía térmica.

Todo eso ocurre antes de llegar al reciclaje que, a un nivel básico, consiste en la clasificación y la trituración. Pero vamos mucho más allá. Estudiamos nuestras redes globales, analizamos la infraestructura y la capacidad de reciclaje local, y trabajamos sobre hipótesis del peor de los supuestos, sabiendo que existen dificultades para el reciclaje de productos electrónicos de consumo pequeños.

Pero nuestros esfuerzos para reutilizar, reparar y prolongar la vida útil de los productos requieren la ayuda de los usuarios para que podamos hacerlo lo mejor posible. Solo podemos trabajar con productos que nos devuelvan los usuarios, por eso les rogamos que reciclen sus dispositivos siempre que sea posible.

Calculadora de carbono y verificación de terceros

Para calcular la huella de carbono final de un producto, utilizamos un software de evaluación del ciclo de vida llamado Umberto, que aprovecha una combinación de conjuntos de datos publicados de GaBi y Ecoinvent junto con modelos de LCA personalizados desarrollados con datos primarios. Para respaldar la integridad de los cálculos de carbono, estamos trabajando con expertos de LCA reconocidos internacionalmente en iPoint Group y con un verificador independiente para comprobar y validar los impactos de carbono a nivel de producto conforme a los estándares de certificación DEKRA.

Nuestros asociados

Nuestra metodología de LCA lleva tiempo desarrollándose. Ha sido necesario un gran esfuerzo y un verdadero espíritu de equipo en Logitech para convertir en realidad nuestra visión de la huella de carbono. Todavía nos queda un largo camino por recorrer para lograr el nivel de transparencia y precisión al que aspiramos, pero lo conseguiremos. Nuestro éxito hasta la fecha ha sido posible gracias a nuestros asociados. Hemos trabajado con IFU Hamburg (parte de iPoint Group) para desarrollar los modelos de ciclo de vida para crear números con significado y con DEKRA para asegurar que los números cuentan con acreditación y verificación según las normas ISO14067 e ISO14026.

Ifu hamburg
dekra

ACCESO ABIERTO A LA METODOLOGÍA DE LOGITECH

Inscríbase para obtener más información sobre la metodología de código abierto de Logitech.