Nelly Cheboi enseña habilidades tecnológicas para acabar con la pobreza de manera sostenible

IR A CONTENIDO PRINCIPAL
Pangea temporary hotfixes here

Nelly Cheboi es una ambiciosa líder tecnológica que quiere atraer a más kenianos a la economía digital y desarrollar soluciones eficaces y escalables contra la pobreza. Durante su tercer año de universidad, puso en marcha una escuela para hacer precisamente eso y ahora su organización sin ánimo de lucro TechLit Africa enseña a 4.000 estudiantes de entre 5 y 14 años de edad. Nelly se unió a Logitech MX para la serie #WomenWhoMaster para hablar sobre cómo está haciendo algo por su comunidad en las zonas rurales de Kenia proporcionando acceso a ordenadores y enseñando a la gente habilidades digitales.

P: ¿Cuál fue tu experiencia al crecer y cómo influyó eso en lo que eres hoy?

Crecí en Mogotio, una pequeña aldea a cuatro horas de Nairobi, Kenia. Crecí en la pobreza: iba a la escuela descalza y me acostaba con hambre. 

Las escuelas en Kenia son muy caras, especialmente las escuelas secundarias. Vi a mi madre como una madre soltera que trabajaba duro para pagar la educación de mis hermanas mayores. Nuestros vecinos decían: "¿Por qué te esfuerzas tanto en educar a tus niñas? Estas chicas se casarán, no tienes que preocuparte por educarlas ". Pero ella quería hacerlo. La vi intentar todos estos negocios y fracasar, pero conservaba la fuerza para levantarse al día siguiente e intentarlo de nuevo. La admiración por esta fenomenal mujer me conmovía. 

Así que eso realmente se convirtió en mi motivación en la vida. Quería que mi madre se jubilara y quería crear soluciones sostenibles que erradicaran el dolor que conlleva la pobreza.

Nelly Cheboi enseñando rodeada de niños

"Quería cambiar la imagen que se tiene de crecer en una aldea como Mogotio".

P: Asististe a la universidad en Estados Unidos y decidiste estudiar informática. ¿Siempre te interesó la ciencia?

No. No sabía nada de tecnología. Ni siquiera estaba en mi vocabulario. Quería ser piloto. Era la idea de salir volando de la pobreza. Pero mi primer vuelo fue el de Estados Unidos y me di cuenta de que realmente no quería ser piloto. Así que estaba tratando de encontrar otra cosa que pudiera hacer. Siempre me había gustado la química, así que empecé a hacer eso. Iba camino de estudiar química hasta que elegí una segunda especialidad, matemáticas aplicadas. 

Durante mi tercer año de universidad, necesitaba tomar un curso de introducción a Java para mi requisito de especialización de matemáticas, y me enamoré de inmediato. Dejé mi carrera de química y me cambié a una carrera de informática. ¡Acabé obteniendo mi título de informática en un año!

P: Mientras estabas en la universidad, sentiste la motivación para iniciar una escuela y hacer algo por tu comunidad. ¿Qué te hizo querer hacer algo tan ambicioso a tan temprana edad?

En la universidad, conseguí un trabajo como conserje. Como estudiante internacional, podía trabajar 20 horas a la semana por un salario mínimo. Guardaba todo mi dinero para mi familia. Finalmente ahorré lo suficiente para sacar a mi familia de la ruinosa casa de nuestra infancia y me hice cargo de mantener a mi familia para que mi madre finalmente pudiera tomar un descanso. Quería seguir manteniendo a mi familia, pero me di cuenta de que si seguía enviando dinero a casa todos los meses, nunca podría realmente hacer algo por mi comunidad. Así que decidí construir una escuela. Así fue como empezó Zawadi.

Una escuela es sostenible. Los padres pagan alrededor de 10 $ al mes para que sus hijos vayan a esta escuela y ese dinero es suficiente para pagar a los profesores y otras necesidades. Además, al principio, todos los ordenadores eran algunos que había acumulado mientras trabajaba en Estados Unidos. Después de graduarme de la universidad, trabajé en una empresa de tecnología. Me di cuenta de cuántos ordenadores se desperdician en esas empresas: cada tres años, los ordenadores se desechan porque se vuelven demasiado lentos para los trabajadores de la tecnología. Algunos se reciclan, pero no muchos. Así que empecé a acumular esos ordenadores y a llevarlos a la escuela.

Esos ordenadores fueron el punto de partida para usar la escuela para presentar nuevas ideas a la comunidad. La escuela ofrece esa oportunidad de experimentar y ayudar a otros a aprender cosas nuevas.

Nelly Cheboi en el aula

P: ¿Cómo hiciste cambios para ampliar la escuela y servir a las niñas de manera más equitativa?

Los niños venían a la escuela durante su tiempo libre para aprender habilidades básicas, como usar un ordenador o un ratón. Pero después de un tiempo, notamos que la mayoría de los estudiantes que regresaban eran niños. Las niñas se quedaban en casa para ayudar con las tareas del hogar. Así que nos dimos cuenta de que para garantizar la igualdad de acceso, teníamos que ir a las escuelas existentes. Esa iniciativa se convirtió en mi organización sin ánimo de lucro TechLit Africa, que se asocia con las escuelas para proporcionar un plan de estudios centrado en la autoeficacia, la resolución de problemas y las habilidades de Internet. Enseñamos habilidades como codificación, diseño gráfico, producción de audio y vídeo, y todo se basa en proyectos. Los profesores y los especialistas abordan el plan de estudios desde la perspectiva de una carrera, de modo que el estudiante aprenda a usar un ordenador y otras tecnologías como lo haría como profesional. Hoy llegamos a 4.000 estudiantes en 10 escuelas. Nuestro próximo hito es trabajar con 100 escuelas en todo el país.

P: ¿Por qué es tan importante para las niñas y para todos los estudiantes con los que trabajas desarrollar habilidades digitales?

En Kenia, todo el mundo es emprendedor, pero tienen negocios muy, muy pequeños. No muchos de ellos crecen de una pequeña empresa a una mediana empresa que pueda emplear a personas.

"Cuando descubrí los ordenadores y vi cómo funciona el mundo de la tecnología, me di cuenta de que en lugar de reparar todos los sistemas de Kenia, lo que sería realmente costoso, podemos aprovechar un sistema existente: la economía digital".

Nelly Cheboi sosteniendo fuentes de alimentación

P: ¿De qué manera estás ayudando a más mujeres a avanzar en CTIM y a dar forma a la narrativa para el futuro?

Una de las cosas fascinantes que vemos en Kenia es que debido a que la gente no tiene antecedentes en informática, todos los prejuicios desaparecen. En TechLit Africa hay una niña que tiene 10 años a la que le encanta codificar. Es todo lo que hace. También hay un chico al que le gusta usar documentos de Word para dar formato a las cartas, lo que normalmente pensamos que es un trabajo de secretariado, y eso le encanta. No hay prejuicios. Estos niños pueden venir y empezar desde cero, encontrar las aplicaciones que les gustan y expresarse en eso. Ésa es una de las cosas impactantes que veo dedicándome a mi trabajo. Hemos eliminado todos los prejuicios.

 

"Me siento muy honrada de poder seguir presentando habilidades tecnológicas a más niños, y llegar a ellos antes de que el mundo les diga quiénes deben ser o qué debe gustarles".

Conéctate con Nelly en Twitter en @nelly_cheboi, en Instagram en @nellycheboi o en LinkedIn. Para mantenerte al día sobre TechLit Africa, conéctate en Twitter en @techlitafrica, en Instagram en @techlitafrica o en LinkedIn. También puedes apoyar directamente a TechLit Africa a través de donaciones financieras o de TI.

Women Who Master pone de relieve a mujeres que han hecho contribuciones sobresalientes en los campos de CTIM. El objetivo de la serie es celebrar esas contribuciones, inspirar a futuras líderes y ayudar a cerrar la brecha de género en la tecnología.

Crédito de la foto: TechLit África

#WOMEN­WHOMASTER

EN LA VANGUARDIA DE CTIM

Nadia Zhuk

De niña, a Nadia Zhuk le intimidaba la tecnología. Ahora es una ingeniera de software autodidacta. Nadia cuenta cómo su condición de mujer, inmigrante y transformadora de su profesión ha moldeado su trayectoria en el mundo de la tecnología.

Jerelyn Rodríguez

Jerelyn Rodríguez quiere ayudar a que más personas de vecindarios de bajos ingresos se sientan realizadas. La cofundadora de The Knowledge House está devolviendo algo a su comunidad en el Bronx para que más personas se abran paso a trabajos tecnológicos bien remunerados.

Faiza Yousuf

Faiza Yousuf se propone ayudar a más mujeres a entrar y progresar en el sector tecnológico en Pakistán. Con iniciativas como cursos intensivos de programación o aceleradores de carrera, está creando una comunidad y visibilidad e inclusión en su país.