Nadia Zhuk - El poder de la fe en una misma y el apoyo de otros

IR A CONTENIDO PRINCIPAL
Pangea temporary hotfixes here

Nadia Zhuk es una ingeniera de software autodidacta dedicada a ayudar a que personas sin experiencia técnica aprendan a programar y desarrollar carreras exitosas en el campo tecnológico. Cuando era niña, la tecnología la intimidaba. Pero a los veintitantos años, un cambio de carrera la llevó a la ingeniería de software. En la entrega más reciente de la serie #WomenWhoMaster, Nadia habla de cómo aprendió a creer en sí misma, la importancia de tener un círculo de apoyo y sus esperanzas para el futuro de la industria tecnológica.

P: ¿Puedes hablarnos de tu trabajo y cómo es una jornada típica?

Soy ingeniera de productos en Intercom. Mi labor principal es crear y mejorar chatbots, y otros tipos de automatización. Me dedico a crear nuevas funciones, refactorizar código existente y mejorar el estado de los productos.

P: ¿Cómo fue tu infancia y cómo entraste en la industria tecnológica?

Mi historia es bastante diferente a la de mucha gente que trabaja en áreas de CTIM. Crecí en la década de 1990, en la Bielorrusia postsoviética. Fue una época difícil, para mi país y también para mi familia. No pudimos permitirnos comprar un ordenador hasta 2006, cuando yo tenía 15 años. De niña, no tenía ninguna conexión con la tecnología y tampoco me interesaba. Me atraían más las actividades "de letras": la lectura, la escritura y los idiomas. Esos intereses me llevaron a ser editora y periodista en una revista informativa independiente. 

Cuando tenía 25 años, cerramos la revista y tuve que decidir qué hacer a continuación. Sabía que quería irme de Bielorrusia a Polonia, y también sabía que carecía de las habilidades requeridas para conseguirlo. Después de investigar un poco, me di cuenta de que necesitaba habilidades técnicas para poder trabajar en otro país. Sin embargo, la tecnología me seguía intimidando. Me parecía que había gente que sabía programar y gente en el otro bando, a la que se les daban mejor las letras. Y yo me veía en ese segundo bando.

P: ¿Fue entonces cuando empezaste el autoaprendizaje de habilidades técnicas?

Sí. Empecé a aprender poco a poco. Primero aprendí Excel, luego Photoshop y luego otros programas técnicos. Luego di el salto a la codificación. No fui a la universidad ni a un centro de formación intensiva para aprender. Éramos sólo mi ordenador y yo.

Fue todo un reto. Tenía que encontrar libros y recursos online y ver qué funcionaba y qué no.

"En nueve meses pasé de no tener conocimientos técnicos a trabajar como programadora en Polonia. "Aprender esas habilidades me sirvió para irme a otro país, acceder a nuevas oportunidades y mejorar mi calidad de vida".

P: ¿Qué consejo darías a otras mujeres en carreras CTIM?

Algunos de mis consejos profesionales favoritos proceden de “Nice Girls Don't Get The Corner Office”. Es un libro sobre los errores involuntarios que cometen las mujeres y sabotean sus carreras. Uno de estos errores es la falta de firmeza durante las negociaciones salariales o al solicitar un ascenso. Pueden ser situaciones desafiantes para mujeres socializadas para complacer a los de alrededor y que temen ser percibidas como "difíciles". ¡Pero es muy importante aprender a defenderse y luchar por lo que es tuyo!

Retrato de Nadia Zhuk

"Las mujeres deben crear una marca personal y tener fe en sí mismas, porque nadie lo hará por ellas".

P: ¿Tuviste un mentor o alguien concreto durante este proceso de cambio de carrera que realmente te ayudó y guió?

Cuando empecé en el campo de la tecnología, no tenía un mentor en el sector y es una de las cosas que lamento. Afortunadamente, a mitad de mi carrera me presentaron a una mentora con mucha experiencia. Aunque sólo tuve una sesión de tutoría con ella, me orientó mucho y me ayudó a encontrar mi camino en el mundo de la tecnología. La mentoría puede ser increíblemente eficaz y, a veces, una sesión basta para resolver tus dudas.

Hoy en día asesoro a otras personas que están aprendiendo a programar, y la importancia de la mentoría y el apoyo externo es indudable. Lo primero que recomiendo a los programadores principiantes es que consigan un círculo de apoyo. Puede ser en la vida real —por ejemplo, un grupo de estudio— u online, algo como #100DaysofCode. Tener un círculo de apoyo ayudará a mantener la motivación cuando el aprendizaje se complique. Y luego ayudará a afrontar situaciones profesionales difíciles, como abandonar un lugar de trabajo tóxico o pedir un ascenso.

P: Una de las formas en que ayudas a las personas que están aprendiendo a codificar es compartiendo tus experiencias, como en tu libro Crossing the Rubycon. ¿Qué pueden aprender las mujeres con el libro?

El libro es tanto mi historia personal como una guía paso a paso sobre cómo aprender a programar si no tienes habilidades técnicas. Se me ocurrió escribirlo al fijarme en los recursos que existían para que las personas aprendieran a programar. Me di cuenta de que no había mucho contenido creado por personas que carecían de habilidades técnicas. Parecía que la mayoría de los creadores de contenido tenían algún tipo de formación técnica antes de convertirse en programadores, y no me veía representada en esas historias. 

El libro está destinado a personas como yo, personas sin experiencia técnica que quieren aprender a programar y desarrollar una carrera en tecnología. Está destinado a ser su propio formador profesional. Un recurso que consultar cuando pierden la confianza en sí mismas o creen que no pueden seguir adelante. El libro incluye una guía paso a paso sobre cómo adquirir habilidades técnicas, cómo conseguir tu primer trabajo de programación y luego cómo desarrollar una carrera satisfactoria como programadora.

P: Imagínate que tu biznieta elige la misma carrera que tú. Se licenciará en la universidad en el año 2100. ¿Cómo quieres que sea su futuro?

Me gustaría que ella, lo mismo que todo el mundo, se sintiera empoderada y recordara que puede hacer lo que se proponga. Espero que haya menos limitaciones y menos controles, tanto internos como externos. Sin embargo, lo más importante es que, para entonces, espero que no tengamos que referirnos a "mujeres en tecnología" u "hombres en tecnología", porque el tipo de problemas que debatimos ahora habrán dejado de existir.

En el blog y el canal de YouTube de Nadia encontrarás recursos sobre autoaprendizaje para programar. Consulta el libro de Nadia si quieres entrar en el mundo de la tecnología. Conecta con Faiza en Twitter, LinkedIn o Instagram.

Women Who Master pone de relieve a mujeres que han hecho contribuciones sobresalientes en los campos de CTIM. El objetivo de la serie es celebrar esas contribuciones, inspirar a futuras líderes y ayudar a cerrar la brecha de género en la tecnología.

Crédito de la foto: Nadia Zhuk

#WOMEN­WHOMASTER

EN LA VANGUARDIA DE CTIM

Faiza Yousuf

Faiza Yousuf se propone ayudar a más mujeres a entrar y progresar en el sector tecnológico en Pakistán. Con iniciativas como cursos intensivos de programación o aceleradores de carrera, está creando una comunidad y visibilidad e inclusión en su país.

Gabby Llanillo

Serie Women Who Master - Como gamer de toda la vida, esta mujer en CTIM pasó de jugar a videojuegos a crearlos, y en el camino siempre fue ella misma sin ningún tipo de reparos.

Sara Inés Calderón

Serie Women Who Master - Esta apasionada de la lectura descubrió la codificación a través del periodismo y cree que la diversidad de habilidades es un activo infravalorado en el sector tecnológico